Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
es
Volver
20-12-2017

La Ibiza Medieval que puedes visitar al alquilar un barco

En diciembre de 1999 la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad el recinto amurallado de Dalt Vila, junto con otros enclaves ibicencos y las praderas de Posidonia entre la isla y Formentera.

Desde esa fecha se celebra un Mercado Medieval visitado por más de 150.000 personas, en el que se pone de manifiesto la importancia del legado de culturas que ha configurado la actual Ibiza: fenicios, cartagineses, romanos y árabes pasaron por la isla y marcaron su impronta en la gastronomía, las costumbres y, como no, en la arquitectura.

La  o el  son ejemplos de restos arqueológicos que podemos encontrar de antiguos pobladores, pero es la Edad Media la que marcó la fisonomía tan característica de la isla.

Castillo Almudaina

Situado en Puig de Vila, este castillo de planta cuadrangular se levantó bajo dominio musulmán en los siglos XII y XIII, época en la que la Isla era llamada Yebisah, aunque la obra actual data de los siglos XVI y XVIII. Aún en los siglos XIX y XX sufrió diversas reconstrucciones.

De planta alargada, posee torres cuadrangulares en cada una de sus esquinas, y engloba varios edificios que en la época medieval se encontraban protegidos por una muralla con 12 torres.

La Muralla de Dalt Vila

Diseñadas en pleno renacimiento por el italiano Giovanni Batista Calvi, rodean el monte que corona la ciudad. Fueron construidas en el siglo XVI para proteger a Ibiza de incursiones de corsarios.

Es un placer recorrer los siete baluartes defensivos y las cinco entradas, disfrutando de unas incomparables vistas al mar y a la ciudad. La entrada principal se encuentra en el lugar donde se hallaba el antiguo puente levadizo, cerca del barrio de La Marina

El recorrido nos llevará por los Baluartes de Santa Lucía, Sant Joan, Sant Pere y Sant Bernat, sorprendiéndonos con edificios como las Almenas o la Antigua Sala de Armas, donde hoy se asienta el Museo de Arte contemporáneo.

La Catedral

En este enclave se encontraba una Mezquita árabe, que a su vez fue erigida sobre templos púnicos y romanos.

Este monumento barroco fue inicialmente de estilo gótico y se construyó en el siglo XVIII sobre la Iglesia de Santa María del 1235. Presenta una mezcla de estilos, ya que ha ido sufriendo diferentes reformas y rinde culto a la Virgen de las Nieves.

Comparte plaza con la Casa de La Curia, que fue sede de la administración judicial en el medievo y que a día de hoy alberga la oficina de turismo de Dalt Vila y el centro de interpretación de Madina Yabisa, además de la sede de la Universitat, otro edificio del siglo XIII con elementos góticos que hoy forma parte del Museo Arqueológico de Ibiza, y que hasta el siglo XVIII, fue sede del Gobierno de Ibiza.

Noticias relacionadas
Coral Yachting

  • Alquilar un barco en Ibiza en Otoño

    Alquilar un barco en Ibiza en Otoño

    Aunque cada vez se alarga más, llega un momento en el que el verano dice adiós. El brillo de la Isla en la época estival da paso a una época mágica, silenciosa, templada y tranquila.

    Tomar algo con tranquilidad en alguna de las discotecas que permanecen abiertas, o disfrutar de música en directo en alguno de los teatros de la ciudad, son algunos de los placeres escondidos del Otoño en Ibiza.

  • Navegar por Ibiza con niños

    Navegar por Ibiza con niños

    Ibiza destaca como destino de lujo y gente guapa, pero el glamour de la isla es completamente compatible con estancias familiares. Playas seguras para los niños, múltiples actividades para mantenerlos activos y entretenidos, hacerlos protagonistas de la experiencia de navegar… son, entre otras, algunos de los motivos por los que disfrutarás de unas vacaciones navegando.

  • El barco, un medio de transporte tan antiguo como el hombre

    El barco, un medio de transporte tan antiguo como el hombre

    Desde hace más de 10.000 años el hombre ha utilizado el barco como medio de transporte.

    Los primeros registros hablan de troncos de árbol tallados en el distrito de Paracas de la provincia de Pisco, en la costa sur central del Perú. La abundancia de recursos en las playas provocó el sedentarismo de los pobladores, que pasaron de recolectar mariscos y moluscos a adentrarse en el mar para pescar otras especies.